El vehículo particular es una herramienta fundamental en el día a día de nuestra sociedad, y aunque las averías han reducido su impacto, conviene tener un taller de confianza siempre a mano.

Se calcula que alrededor de 28 millones de vehículos circulan por el territorio español en la actualidad. De estos, los turismos tienen una representación mayoritaria, ya que se estima que existen en torno a 22 millones. En muchos casos, su utilización está ligada a tareas imprescindibles en nuestra vida diaria como ir al trabajo, hacer la compra, llevar a los niños al colegio, etc. Por eso, y más con la llegada del invierno y su incremento de averías, es aconsejable tener a mano el número de al menos un par de talleres a los que acercarnos en caso de que suframos un imprevisto.

Sin embargo, elegir un buen taller no siempre es fácil. Lo ideal es dejarlo en manos de un profesional que solucione, cuanto antes, los problemas que pueda tener nuestro coche y de la manera más eficaz posible. Pero, ¿cómo? A continuación, te damos algunas de las claves que debemos tener en cuenta cuando seleccionamos nuestros talleres de confianza y a la hora de gestionar nuestras averías con él:

Asegurarnos de que estamos ante un profesional

Aunque una de las cosas que más nos preocupan cuando tenemos una avería es el “¿En cuánto nos va a salir la broma?”, no debemos por ello infravalorar la calidad de la reparación. Debemos evitar recurrir a las chapuzas, que seguramente nos saldrán al final más caras. Los talleres profesionales tienen una placa distintiva en la puerta en la que se detallan: las siglas de la provincia, el número de registro industrial y la actividad que desarrolla.

Echar un ojo en Internet

Internet nos ofrece la posibilidad de llegar a un tipo de información que de otra manera sería imposible. Hablamos de las opiniones de los usuarios habituales de un taller o de aquellas que en un momento determinado han hecho uso de él. Los datos que nos faciliten serán de gran ayuda, ya que podremos obtener información, por ejemplo, sobre aquellos talleres que están más especializados o que destacan por solucionar una avería en concreto, o aquellos en los que el cambio de ruedas es más económico, etc.

Las condiciones claras, sin letra pequeña

La seriedad es uno de los aspectos más importantes cuando se trata de elegir un taller. Cuando el mecánico realice un primer diagnóstico de la avería, es recomendable solicitar un presupuesto de la reparación. Si este se elabora por escrito es una seguridad todavía mayor, para no llevarnos sustos a la hora de pagar. Recuerda que pedir un presupuesto no tiene mayores implicaciones y si no te parece adecuado siempre puedes no aceptarlo

Daños desconocidos

Acudimos al taller por una avería relacionada, por ejemplo, con la batería de nuestro vehículo. Cuando vamos a recoger nuestro coche, nos encontramos con que durante la reparación el mecánico ha descubierto otros problemas. En estos casos debemos saber que el taller tiene un plazo de 48 horas para hacerte saber los defectos ocultos y, solo bajo tu consentimiento, podrá proceder también a su arreglo.

Factura desglosada

Si el presupuesto no incluía un desglose de todas las cargas efectuadas, solamente el precio final, la factura sí que debe, sin embargo, detallarlas. En la factura deberá aparecer cada uno de los gastos (de piezas, de mano de obra, etc.) acompañados con una descripción de los mismos.

Por todo ello, te invitamos a que te pases por nuestro centro mecánico en el Polígono de Dénia, junto al concesionario Seat, y compruebes la profesionalidad de nuestro servicio técnico.

Fuente: www.esdiario.com