Seguro que en algún  momento has pensado en comprarte un coche y te has decidido por la compra de un vehículo de segunda mano.

En el mercado de compraventa hay una gran gama de coches de ocasión a unos precios muy competitivos y que se adaptan a tus necesidades, ahorrándote un importante número de euros en la transacción.

Pero antes de convencerte por esta elección, recuerda que debes saber y tener en cuenta que hay muchos aspectos a tener en cuenta.

En nuestra materia, la mecánica, hay muchos fraudes que debes saber antes de tomar la decisión.

Vamos a ayudarte a saber elegir con total fiabilidad y no equivocarte, para esto vamos a darte estos consejos:

 

 

 

 

1º. La elección del coche: parece obvio pero es importante saber elegir bien que coche necesitamos en nuestro día a día.

Muchas personas se dejan llevar por la estética y no miran aspectos como la practicidad, la movilidad o el espacio.

Es relevante saber qué función le vamos a a dar. Por ejemplo: Si hace poco que habéis tenido familia, es muy recomendable elegir un vehículo con 5 puertas para la entrada del bebé de forma cómoda.

2º. ¿Particular o profesional?: Esta elección es ciertamente complicada. Si estás buscando un precio lo más económico posible te recomendamos el vendedor particular, ya que el concesionario siempre le subirá un porcentaje de venta sobre el precio final. En contrapartida, el profesional siempre te dará una garantía técnica que un particular puede esconder frente a un posible defecto del vehículo que quieres adquirir.

3º. Primera llamada: Ya tengo claro el coche que le gusta, lo he visto en un portal de compra-venta y me convence las condiciones, la estética… y ahora qué?

Es el momento de llamar al vendedor.

Te recomendamos que tengas claras las preguntas que le vas a realizar para detectar las necesidades que requieres, aquí te dejamos algunas de ellas:

– ¿Tiene libro de mantenimiento?, ¿Lo lleva al día?
– ¿Dónde pasa las revisiones (servicio oficial, taller independiente, las hace él …)?
– ¿Posee el libro de instrucciones del coche y de la radio?, ¿Tiene la radio original? Si la radio es original, ¿Tiene la clave de la radio?
– ¿Se ha tocado la centralita para aumentar la potencia o para algo que no sea estrictamente el mantenimiento del coche en el taller oficial de la marca?
– ¿El coche incorpora algún accesorio no homologado, ruedas, faldones, alerones luces especiales o se ha tuneado de alguna forma?
– ¿Ha sufrido algún golpe estructural o de importancia?
– ¿Se ha repintado alguna parte? ¿Qué partes y por qué? ¿Quién hizo la reparación?
– ¿En la carrocería hay algún impacto, deslucido, mal pintado, arañazos, puntos o áreas con óxido?
– ¿Hay algún piloto roto o dañado?
– ¿Tiene en el parabrisas o en alguna luna, piquetes, fisuras, …? ¿Y el espejo interior?
– ¿Falta algún accesorio exterior, moldura, emblema? ¿Cuáles y dónde?
– ¿Tiene perro o es fumador? Realiza esta pregunta si te importa este tipo de olores o encontrar pelos de animal en el habitáculo. Para dulcificar la pregunta le puedes decir que eres alérgico al humo y al pelo.
– ¿Hay algún tipo de desperfecto en el interior?
– ¿Qué desgaste tiene la tapicería? ¿Y los asientos?¿Tienen alguna mancha, quemadura o desgaste anormal?
– ¿Se ha hecho alguna reparación en el motor o en la transmisión? En su caso, ¿Cuándo y en qué consistió?
– ¿Ha cambiado la correa de distribución? ¿Cuándo lo hizo por última vez? ¿Guarda la factura del taller?
– ¿Funcionan correctamente todas las luces, tanto exteriores como interiores?
– ¿Cuánto tiempo tiene la batería?
– ¿Se queda encendida alguna luz del cuadro después de arrancar?
– ¿Falla algún sistema auxiliar: suben y bajan los elevalunas normalmente sin ruidos raros, regulación de asientos, regulación de espejos, apertura y cierre del techo solar/la capota (si es un cabrio), los seguros y bloqueos de las puertas, el aire acondicionado, la calefacción, los limpiaparabrisas, la luneta térmica?
– ¿Se ha reparado algo en el sistema eléctrico?. En su caso, ¿En qué consistió? ¿Quién lo hizo?
– ¿El coche es completamente hermético? ¿No entra agua en el interior, por las gomas de las puertas o de las lunas?
– ¿Cómo está de suspensión, frenos y ruedas? ¿Cuándo se cambiaron las pastillas, discos, amortiguadores, neumáticos por última vez?
– En cuanto a los kilómetros anunciados ¿Son reales? (pide el libro de mantenimiento para comprobarlo) ¿Tendría inconveniente en que especificáramos el número de kilómetros en el contrato?
– ¿Puedo revisar el coche con un mecánico profesional?

4º. La visita: Cuando estos puntos anteriores los tengas resueltos y decidas finalmente qué te cuadra las condiciones con el precio, llegará el momento de verlo. Vamos a darte unos consejos mecánicos básicos para saber si lo que te ha respondido es completamente cierto:

– Kilómetros: Para evitar fraude en el kilometraje real del vehículo, pide el libro de mantenimiento actualizado. Este libro te dirá si los kilómetros que pone en el cuentakilómetros es real o manipulado.

– Neumáticos: Fíjate detenidamente en las ruedas. Si encuentras las ruedas agrietadas o deshinchadas puede ser por un mal uso o incluso desuso del vehículo.

– Los frenos: Es importante comprobar la eficacia de la frenada, así como el tacto del pedal y el estado de discos y pastillas, porque las averías del equipo de frenos no son precisamente baratas.

– Las suspensiones: Prueba a aplicar presión sobre el capó, justo encima de una rueda, y observa cómo se comportan los amortiguadores. Si el coche rebota más de una vez hasta estabilizarse, la suspensión está muy gastada. En este caso, tocaría cambiarla si quieres conducir con total seguridad. Quizá sea un buen momento para rebajar el precio o para pedirle al vendedor que se haga cargo de la sustitución.

– Los cristales: Observa que no tengan arañazos o posibles grietas provocado de algún posible cambio brusco de temperatura. Esto provocaría que el pocos meses a la adquisición se rompiera con algún bache y provocaría algún accidente.

5º. Documentación: Ya has comprobado todos los puntos técnicos del coche y te cuadran a la perfección con tus expectativas. Ahora es el turno de la parte burocrática. Es momento de saber si el dueño anterior está al corriente con el pago del impuesto de circulación, con la ITV e incluso con las posibles multas o embargos que pudiera arrastrar. Esto se puede saber haciendo una consulta a la Dirección General de Tráfico.

Ahora, si finalmente todo está en orden, ya podrás realizar la firma de tu contrato de compraventa y lucir tu flamante coche!

Recuerda, después de comprar tu coche, realizarse una revisión en nuestros talleres para dejarlo totalmente a punto y conducirlo con tal tranquilidad.